martes, 20 de febrero de 2007

Un rincón de libertad

    Aires de libertadQuizá sea por deformación profesional o quizá sea porque lo mínimo que se espera de un estudiante de quinto de Periodismo es que tenga inquietud por opinar de todo, pero en cualquier caso, este blog es un espacio para la reflexión, un lugar para el análisis y un sitio donde expresar las ideas y pensamientos desde el razonamiento y el sentido común.

    Desde esta bitácora no se pretende sentar cátedra sobre nada ni encontrar la verdad absoluta sobre algo, sino que es un pequeño “rincón de libertad” donde compartir y expresar opiniones y poder dar rienda suelta a mi vocación, cuestiones ambas que son maltratadas día a día por los partidismos y la velocidad con la que se trabaja en los medios de comunicación.

    “Espera sentado” no va contra nadie ni está a favor de ninguna ideología. Los ciudadanos y los periodistas, que son los intermediarios entre la sociedad y los órganos de poder, pueden hacer mucho más por cambiar las cosas y que, de una vez por todas, impere el sentido común (aunque por algo es el menos común de los sentidos).

    Pues bien, este es nuestro granito de arena. Lo que hoy nace como un trabajo obligatorio para la asignatura de Periodismo Electrónico (aunque lo correcto sería decir Periodismo Digital), pretende convertirse en un espacio para levantar la voz y decir qué nos parece bien y con qué no estamos de acuerdo.

    Así que, acomodate, mejor espera sentado, porque esto va para largo...

    3 comentarios:

    Miguel dijo...

    Aquí este proverbio árabe para vos: Lo pasado ha huído, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

    Alberto dijo...

    Ostras, interesante lo de "lo mínimo que se espera de un estudiante de quinto de Periodismo es que tenga inquietud por opinar de todo". ¿ya ni en la universidad se habla de simplemente "informar"? Hago un poco de broma pero de verdad que me inquieta ;) Un saludo

    Rosa Guilló dijo...

    Alberto, el cometido de un periodista no es "simplemente informar", pero en cualquer caso, este especio no nace como un lugar de información, sino como un punto de opinión, reflexión y análisis. Evidentemente, si un periodista no tiene inquietud por opinar sobre las cosas que suceden a su alrededor, por comunicar, por expresarse, mi opinión es que se ha equivocado de profesión.